¿Quieres saber qué hacer para convertirse en Vigilante de Seguridad? En este artículo te lo explicamos. ¿Quieres convertirte en uno? Contáctanos.

Para convertirse en Vigilante de Seguridad es necesario cumplir una serie de requisitos y realizar cursos formativos. Las formaciones deben estar impartidas por una academia habilitada por el Estado, ya que sólo así podrás obtener tu TIP.

La Seguridad Privada es un servicio que se ha profesionalizado mucho durante los últimos años. Cuenta con distintas áreas y actividades que amplían los horizontes para los trabajadores que se dedican a este rubro. Es por ello que, en cuanto a salida laboral, hay un mercado extenso del cual se puede sacar provecho.

 

¿En qué consiste ser Vigilante de Seguridad?

 

Ser Vigilante de Seguridad consiste en convertirse en un profesional que trabaja en el ámbito de la Seguridad Privada. Su principal tarea es proteger bienes e inmuebles. La vigilancia de seguridad cuenta con distintas especializaciones, y es por ello que existen formaciones específicas, las cuales permiten capacitar a los trabajadores para tareas puntuales.

 

Requisitos para ser Vigilante de Seguridad

 

Los requisitos para ser Vigilante de Seguridad son los siguientes:

  • Ser mayor de edad y menor de 65 años.
  • Ser ciudadano español o ciudadano de cualquier Estado que pertenezca a la Unión Europea. En caso de no serlo, debes contar con los permisos necesarios para residir y trabajar en el país.
  • Tener el título de graduación de la ESO.
  • Contar con el Certificado Profesional de Vigilancia y Seguridad Privada.
  • Poseer la Tarjeta de Identidad Profesional (TIP).
  • No tener antecedentes penales dolosos ni haber sido apartado de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.
  • Tener la aptitud física y psíquica necesarias para ejercer la profesión.

 

Exámenes para convertirse en Vigilante de Seguridad

 

Para convertirse en Vigilante de Seguridad se necesita el Certificado Profesional de Vigilancia y Seguridad Privada, el cual se consigue a través de un curso que dura tres meses e incluye formaciones modulares y prácticas profesionales en empresas. 

Durante la capacitación se rinden los exámenes teóricos y las pruebas físicas en el mismo centro formativo, a fin de adquirir la Tarjeta de Identidad Profesional (TIP).

 

Prueba Teórica

 

El examen teórico para Vigilante de Seguridad consiste en una prueba de 80 a 100 preguntas con opción múltiple. Para su realización dispondrás de 50 minutos y tendrás una calificación de 0 a 10, siendo necesario alcanzar un mínimo de 5 para aprobar.

¡Cuidado! ¡Las preguntas incorrectas restan puntos! Cada dos respuestas incorrectas se te restará una respuesta correcta.

En el caso de ser español, es indispensable llevar el Documento Nacional de Identidad, el pasaporte y el carné de conducir. Si eres extranjero, necesitarías todo lo anterior más la autorización de residencia o de identidad en vigor.

 

Prueba Física

 

La evaluación física consiste en hacer una serie de ejercicios, en los que debes igualar o superar las marcas mínimas. La calificación final es “Apto” o “No apto”. Se divide en tres etapas. La primera de ellas evalúa la potencia del tren superior, la segunda pone a prueba la potencia del tren inferior, y la tercera es un reto de velocidad.

El aspirante a Vigilante de Seguridad debe presentarse con atuendo deportivo y entregar un certificado médico en el que conste que está en condiciones físicas para realizar las pruebas deportivas.

 

En Ideas Seguridad Privada te formamos para que te conviertas en Vigilante de Seguridad

 

¿Quieres convertirte en  Vigilante de Seguridad? ¡Contacta con nosotros! En Ideas Seguridad Privada llevamos casi 10 años trabajando en la formación de profesionales y podemos prepararte para las pruebas físicas y teóricas. Además, somos una de las academias habilitadas para impartir el Certificado de Profesionalidad de Vigilante de Seguridad.

Para solicitar más información puedes llamar al 971 721 154, o escribirnos a través del botón de WhatsApp de abajo a la derecha.

Abrir chat
Contáctanos